CHILPANCINGO, Gro., 20 de enero de 2014.- La Unión de Jubilados y Pensionados de Guerrero dio cuatro días al gobernador Ángel Aguirre Rivero para pagar el bono decembrino que les adeuda desde el 2011, de lo contrario radicalizarán sus protestas.

El presidente de la Unión de Jubilados y Pensionados de Guerrero, Mateo Almanza Rodríguez recordó que el 30 de agosto del 2011 el gobernador prometió públicamente el pago de un bono decembrino: “ya unas fracciones lo han recibido, como los del magisterio, menos nosotros que somos de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE)”, reprochó.

Explicó que la asociación que representa agremia a 2 mil jubilados y pensionados de diferentes secretarías federales de varios municipios del estado, en su mayoría de Chilapa, Ometepec, Cuajinicuilapa, Zihuatanejo, Acapulco, Ayutla, Iguala, Teloloapan, Argelia y Altamirano.

Criticó que a 29 meses de que el gobernador prometió el pago del bono decembrino, los jubilados y pensionados de la FSTSE aún no lo reciben y tampoco les conceden audiencia con el mandatario estatal.

Almanza Rodríguez recordó que el 10 de diciembre del 2013 tendrían una reunión con Aguirre Rivero en Acapulco, la cual nunca se concretó.

“La última vez que vimos al gobernador fue el 10 de diciembre en el Forum Mundo Imperial, él estaba repartiendo unas becas a estudiantes pero nunca bajó, nos citó a la 1:30 y nos dejó plantados”, relató.

En cambio, dijo, el gobernador mandó a su primo y asesor, Ernesto Aguirre en su representación: “pero nosotros no queremos hablar con Ernesto Aguirre porque nunca cumple”, expresó el líder de los jubilados y pensionados.

Ante la falta de respuesta y cumplimiento del gobierno estatal, la Unión de Jubilados y Pensionados de Guerrero se integró la semana pasada al Movimiento Popular Guerrerense (MPG).

Los jubilados y pensionados de la federación participaron en la marcha del viernes 17 de enero, junto a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), policías comunitarias, sindicatos y organizaciones sociales.

Almanza Rodríguez dijo que continuarán en las movilizaciones y radicalizarán sus protestas si no obtienen una respuesta positiva del gobierno estatal.

Por ello, dieron un máximo de cuatro días para que Aguirre Rivero los reciba.

“Le damos un ultimátum al gobernador, si no nos resuelve de aquí al viernes vamos a salir nuevamente a manifestarnos y vamos a radicalizar la lucha”, sentenció.