CHILPANCINGO, Gro., 18 de diciembre de 2013.- A poco más de tres meses de la tragedia, la secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), informó que el gobierno federal está próximo a emitir un dictamen sobre las irregularidades que originaron la devastación climatológica y a través de una investigación del ordenamiento territorial de Acapulco y otros municipios, se fincará responsabilidad contra funcionarios y servidores públicos.

Al abundar sobre el tema, el delegado estatal de la Sedatu, Héctor Vicario Castrejón, informó que en breve se hará público el resultado de las investigaciones, que se iniciaron en cuanto al se detectaron hechos presumiblemente constitutivos de delito en el manejo de permisos de construcción, autorización de uso de suelo y otras gestiones, que dieron como resultado la edificación de unidades habitacionales densamente habitadas en zonas de humedales inundables sobre todo en Acapulco.

Una vez concluidas las investigaciones, será emitido el dictamen correspondiente para posteriormente fincar responsabilidades a  quien resulte responsable de la comisión de algún delito, en cumplimiento al compromiso presidencial en el sentido de que si hay algún culpable de las afectaciones, sea castigado conforme a la ley.

Como se recordará, en Acapulco cientos de viviendas resultaron con severos daños debido a las inundaciones, pues fraccionamientos enteros quedaron bajo las aguas, debido a su construcción indebida en zonas inundables, lo que evidentemente ocurrió debido a que los actos de corrupción de las autoridades involucradas lo permitieron.

Se calcula que tan sólo en la zona de Acapulco Diamante, poco más de cinco mil viviendas resultaron con daños, sus propietarios perdieron casi todo su patrimonio y ahora las empresas constructoras hacen caso omiso de los reclamos, por lo que desde el primer día se exigió que las autoridades federales intervinieran para deslindar responsabilidades.

Dijo: “En los próximos días se hará público el resultado del dictamen de la investigación que se hizo en cuanto al ordenamiento territorial, han pasado tres meses de la tragedia y no se ha dicho nada, ya que se hizo una investigación seria y profunda, para poder emitirse un juicio de los hechos; buscamos la conclusión de la verdad, saber por qué paso y sancionar a los responsables que no previeron lo que pasó el 14 de septiembre”.

El funcionario federal manifestó que la Sedatu será respetuosa de las determinaciones que se tomen y que sólo busca aplicar a cabalidad la Ley de Desarrollo Urbano y Territorial sancionando a quienes cometieron omisiones en los permisos de edificación.