CHILPANCINGO, Gro., 21 de enero de 2014. El diputado federal perredista, Catalino Duarte Ortuño aseguró que la crisis de violencia e inseguridad que se vive en el país es la consecuencia de los pactos que realizó el gobierno con los grupos de la delincuencia organizada.

“La realidad es que los políticos no están a la altura de lo que la gente exige y que además los gobiernos han negociado con los grupos delincuenciales para llegar al poder y ahora ellos mismos no saben qué hacer, los criminales se les metieron hasta la cocina”, expresó en rueda de prensa en Chilpancingo.

El legislador sostuvo que no es necesario “darle vueltas al asunto”, ya que existen pruebas de que el Partido de Acción Nacional (PAN) llegó a la presidencia de la república porque hubo “acuerdos” con uno de los criminales más buscados, quien lidera un grupo del crimen organizado en Sinaloa.

El problema ahora, dijo, es que el actual presidente priista Enrique Peña Nieto “no se quiere desligar” de los grupos delincuenciales. “Es algo delicado, claro que sí, porque soy de carne y hueso al igual que ustedes y nos puede pasar algo”, expresó. Duarte Ortuño acusó al presidente de la república de incumplir con su responsabilidad de disminuir la inseguridad y generar mayor número de empleos y bienestar social.

“Yo no niego que está la inseguridad, que existe el problema del narcotráfico, pero el responsable de establecer la línea política y la estrategia para atenderlo es el presidente de la república”, subrayó. Por ello, exhortó a Peña Nieto y al procurador general de la república, Jesús Murillo Karam para que asuman sus responsabilidades.

También se le cuestionó sobre los dos videos publicados en Youtube, en los que se señala al líder estatal del PRD, Carlos Reyes Torres de nexos con el narcotráfico. “Se han dado señalamientos de este tipo en todos lados, es común y natural cuando se acercan las coyunturas electorales, tanto internas como constitucionales”, respondió el legislador.

Dijo que el PRD se deslinda de cualquier grupo de la delincuencia organizada y que no seguirán la ruta de pactar ni negociar con criminales. El diputado federal subrayó que “no mete las manos al fuego por nadie” y  que las instituciones correspondientes tendrán que investigar y en su caso sancionar, de comprobarse algún delito contra el líder del PRD en Guerrero.