CHILPANCINGO, Gro., 29 de febrero de 2016.- El reportero de Chilapa, Gustavo Alberto Nava Jiménez, en conferencia de prensa denunció que ha recibido amenazas “provenientes del Ayuntamiento” de ese municipio, a consecuencia de una publicación donde el reportero evidenció que regidores del cabildo de Chilapa recibieron seguros de vida de una empresa aseguradora.

La semana pasada, Gustavo Alberto Nava en un portal de Acapulco publicó una nota informativa donde se dio a conocer que el alcalde de Chilapa, el priísta Jesús Parra García adquirió seguros de vida por “200 mil a 400 mil pesos para regidores”.

La información de Gustavo Alberto, fue derivado de una denuncia pública que hicieron los regidores perredistas, Edsson Gómez Casarrubias y Efraín Flores García quienes dijeron que seis regidores del PRI de Chilapa aceptaron estos seguros, así como los dos síndicos y el propio alcalde. 

De esta nota informativa, Gustavo Alberto narró que ha recibido “amenazas y hostigamientos en cuentas de funcionarios del Ayuntamiento de Chilapa y cuentas anónimas de Facebook, quienes atentan contra su persona” pese a que lo publicado tiene que ver con un ejercicio periodístico. 

El reportero pidió al gobierno local respeto al ejercicio periodístico y responsabilizó a Parra García de cualquier agresión física contra él y su familia. 

Afirmó que interpondrá una denuncia de hechos ante la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) y una queja ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) para su intervención y conocimiento. 

En Chilapa no es la única vez que alcaldes y funcionarios (que son desde hace 12 años son los mismos) atentan contra reporteros, en el periodo de Verónica Muñoz Parra (1993 a 1996) el fotógrafo Jacinto Sánchez Ramos, denunció ataques de los guaruras de la entonces alcaldesa, hoy diputada feral. 

También en la administración del priístas Sergio Dolores Flores, periodistas del semanario local Visión Urbana fueron hostigados por el Ayuntamiento.

 El caso más reciente, fue en la administración de Francisco Javier García González, en el que los reporteros Luis Daniel Nava, Eduardo Yener Santos y Arturo de Dios fueron amenazados por el propio alcalde, quien pidió “que como amigos dejaran de cuestionar sobre sus supuestos nexos con el crimen organizado”.