CHILPANCINGO, Gro., o02 julio 2014.-Damnificados de la comunidad del Paraíso del municipio de Atoyac de Álvarez, ubicado en la región de la costa grande de Guerrero, denunciaron que el gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), realiza la construcción de 56 de 250 viviendas con material de muy mala calidad, por lo que optaron paralizar los trabajos de la obra hasta que las autoridades federales mejoren la calidad para seguir con la edificación de las casas.

 

Bernardo Martínez Valdez, habitante del Paraíso, lamentó que a 10 meses de la devastación que dejo Manuel e Íngrid las obras tienen ocho días de haber iniciado, lo que consideró injusto porque las familias que lo perdieron todo siguen sin recibir la ayuda que se prometió.
Solicitaron a las autoridades la agilización de la construcción de estas casas en la colonia la Quebradora, lugar donde van a ser reubicadas 56 familias.
Resaltaron que el atraso de estas obras fue culpa de la Sedatu, debido a que cuando se entregó el padrón de damnificados en la delegación federal, dieron a conocer que este poblado no existía y fue hasta que los funcionarios federales constataron este asentamiento humano se inició con la construcción de las viviendas.
Exigieron al gobierno federal cumpla lo prometido ya que cientos de familias siguen en el desamparo total en dicha localidad.