COCHOAPA, Gro., 5 de agosto de 2014.- Tres de los seis detenidos en la Casa de Justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de Cochoapa, aseguraron que fueron severamente torturados por policías comunitarios, quienes pretendían obligarlos a declarar que el director de la Policía Preventiva de Tlacoachistlahuaca, Miguel Gutiérrez Carbajal, era el brazo ejecutor de un grupo de la delincuencia organizada.

Isaac Paz Ramírez, originario de Tlacoachistlahuaca, de 23 años de edad; Raymundo Feliciano Ramírez, de 61 años de edad, y su hijo Raymundo Feliciano Zacapala, de 23 años de edad, estudiante del Colegio de Bachilleres, confesaron que fueron torturados en el interior de la cárcel de la comisaría municipal, de acuerdo con lo publicado en el diario regional El Faro de la Costa Chica.

Isaac Paz señaló que fue golpeado en distintas partes del cuerpo, además de que le pusieron bolsas en la cabeza con la intención de asfixiarlo. Así mismo presenta costillas rotas producto de las patadas que le propinaron los comunitarios para que declarara que él había participado en la muerte de cinco presuntos michoacanos.

Raymundo Feliciano Ramírez precisó que él fue torturado con cables en los testículos, e indicó que lo querían colgar de un árbol a la orilla del arroyo que pasa por la Casa de Justicia, para que dijera que él sabía dónde estaban enterrados los cuerpos de cinco personas, además de que había participado en la muerte de un ex director de la policía preventiva municipal.

Su hijo Raymundo Feliciano Zacapala, de 23 Años, señaló que a él lo sacaron en la noche para golpearlo en distintas partes del cuerpo quebrándole dos costillas, para que expusiera la ubicación del lugar donde estaban enterrados cinco cadáveres, “de los cuales desconozco, debido a que no sé nada de lo que está sucediendo, porque soy inocente de todo lo que está pasando”, refirió.