CHILPANCINGO, Gro., 26 de noviembre de 2013.- El martes, representantes de organizaciones sociales presentaron en la ciudad de México una carta con el testimonio notariado de Nicolás Mendoza Villa, quien además de integrar la UP, fue una de las ocho personas “levantadas” -junto con Hernández Cardona- a finales de mayo pasado, y que después fueron torturadas. Cinco lograron escapar y tres fueron asesinados.

En su declaración, Mendoza Villa acusó directamente al alcalde de organizar el “levantón”, ordenar la tortura y asesinar al líder de la organización con el apoyo del secretario de Seguridad Pública de Iguala, “Es el presidente José Luis Abarca Velázquez quien le da un escopetazo en la cara y otro en el pecho y lo dejaron tirado en la fosa”, señala la declaración del testigo.

Sin embargo, entrevistado este miércoles en la mañana, el edil aseguró desconocer la declaración, pese a que se difundió en los principales medios de comunicación del estado y dijo “estar tranquilo, trabajando por el municipio”, además rechazó que la acusación sea grave y pueda afectarlo, “porque la gente en Iguala sabe que no tuve nada que ver y que únicamente me dedico a trabajar”.

Abarca Velázquez recordó que ya declaró ante las autoridades, incluida una comisión de diputados que procesa una solicitud de desafuero en su contra e insistió en ser ajeno “a esas cosas”. Consideró que, de ser necesario, la Procuraduría General de la República (PGR), debe atraer el caso para avanzar con las investigaciones, “El principal interesado en que se aclare este asunto soy yo. El caso es condenable y debe aclararse, yo no tengo miedo ni preocupación porque no debo nada”, insistió.