MÉXICO, D.F., 21 de enero de 2014.- Al pasar por afuera de la Plaza de Santo Domingo, en la Ciudad de México, no falta el “jalador”, un tipo casi siempre de semblante duro, que te ofrece desde facturas, tesis, certificados, hasta títulos profesionales.

De acuerdo con una investigación del diario Cambio de Puebla, en la que nos relata cómo es que operan los vendedores de la Plaza, una cédula profesional puede adquirirse con 900 pesos, no importa la carrera ni la universidad. El título tiene un precio similar. La oferta se diversifica en paquetes: tira de materias, certificado de estudios, título y cédula por 3 mil 500 pesos. Estos mismos documentos, pero en el corazón del área de imprentas, alcanzan los 6 mil pesos o más.

El costo varia, entre más lejos de la Plaza, es más barato: “hay todo tipo de precios. Allá —en referencia a los portales— son caros porque siempre hay policía, acá nosotros nos arreglamos. La entrega la hacemos en un despacho que está cerca, no entregamos en vía pública. No falta quien ‘ponga’ a la gente, dan pitazos y agarran al cliente”, confiesa uno de los “jaladores”.

Los portales albergan varios talleres. En un espacio abierto del viejo inmueble se lee: “Se prohíbe utilizar este patio para negociar documentos oficiales falsos. Se consignará a las autoridades correspondientes a quienes los ofrezcan o soliciten”. Es letra muerta.

De acuerdo con estadísticas de la SEP, el documento educativo más falsificado es el certificado de bachillerato: de 2002 a 2012 se registraron mil 914 casos. Las instituciones que supuestamente los expiden son escuelas de la SEP (DGETI, DGB, CETIS, CETM, CECYT, CBTA), con 56%; Colegio de Bachilleres, con 14%; Universidad Autónoma de Guerrero, 13%; la Autónoma de Morelos, 4%; la Benemérita Autónoma de Puebla, la Benito Juárez de Oaxaca y la Autónoma de San Luis Potosí, todas con 3%; la Autónoma de Tamaulipas y la Autónoma del Estado de México, con 2%.

Entre las entidades con mayor cantidad de documentos falsos, según la cantidad de alumnos egresados, destacan: Tamaulipas, Distrito Federal, Estado de México, Guerrero, Puebla, Michoacán e Hidalgo.

Enfermería, Medicina y Derecho son las carreras más solicitadas para falsificaciones, de acuerdo con registros de la Secretaría de Educación Pública (SEP). La dependencia tiene bajo resguardo 3 mil 147 cédulas apócrifas correspondientes al periodo 2002-2012.

Los documentos falsos se detectan durante algún trámite oficial o por el reporte de personas que buscan verificar la autenticidad. Cuando la SEP descubre material apócrifo, lo retiene y hace la denuncia ante la Procuraduría General de República (PGR). La producción y el uso de documentos oficiales falsos es un delito que alcanza más de cinco años de cárcel.

Según datos del Tribunal Superior de Justicia del DF, de 2011 a agosto de 2013, 47 personas fueron consignadas por falsificación o alteración de un documento público o privado.