MORELIA, Mich., 10 de enero de 2015.- La secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Ivonne Ortega Pacheco aceptó que será difícil eliminar el mito del “dedazo presidencial” en la designación de candidatos priístas a gobernadores y a otros cargos de elección popular.

“Es un problema de origen. Así nació el PRI, pero hoy el partido toma sus propias decisiones y asume propios riesgos, aunque el presidente, Enrique Peña Nieto sea le primer priísta del país”, añadió.

Dijo que el partido construye sus acuerdos internos y permite que a nivel local los grupos puedan llegar a consensos para determinar candidaturas de unidad.

Recordó que solamente este año el partido enfrentará contiendas electorales intermedias en 17 estados, de los cuales 9 renovarán la gubernatura y el resto acudirá a elección intermedia, aunado a la federal, que disputará los 300 escaños de la cámara baja.

“Solamente en los espacios a regidor se tendrán que revisar cerca de 10 mil perfiles, aparté los de alcaldes, diputados locales y los diputados federales. Y en todo debemos llegar a consensos”, subrayó.

Ortega Pacheco dijo que es un momento difícil para la política y los partidos, por lo que es necesario construir candidaturas con rentabilidad política, que garanticen triunfos.

Anuncio que el tricolor va por todos los espacios y negó que haya desinterés por aquellas entidades que se encuentra en conflicto.

“Se ha generado un mito de que el PRI no le interesa ganar por su condición de inseguridad. O pelear en Guerrero por la situación que padece. O no dar batalla en Bajá California por lo pequeño que es. Eso es falso. El partido le apuesta a todo y se competirá en todo de la misma manera”, adelantó.