CHILPANCINGO, Gro., 01 de julio de 2014.- Los dirigentes de la Organización del Pueblo Indígena Me’phaa (OPIM), Obtilia Eugenio Manuel y Cuauhtémoc Ramírez denunciaron que reciben amenazas de muerte por parte de un grupo paramilitar que opera en el municipio de Ayutla de los Libres.

La indígena Obtilia Eugenio relató que el lunes 31 de junio recibió una llamada telefónica de un número privado, en la que la amenazaban de muerte por “tirarle al gobierno”.

Esta llamada la recibió a las 19:57 horas, durante una reunión en el puerto de Acapulco; la voz correspondía a una mujer que le exigía “que dejara de chingar al gobierno” y le advertían que en todo momento tenían conocimiento de su ubicación.

Obtilia asegura que estas llamadas son de un grupo paramilitar que opera en Ayutla de los Libres y sirve a los intereses del Ejército Mexicano.

Recordó que la OPIM ha interpuesto varias denuncias de abuso militar contra indígenas, ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Derivado de estas denuncias, la CIDH emitió una resolución de medidas provisionales para Obtilia Eugenio Manuel y Cuauhtémoc Ramírez, las cuales indican que no se han cumplido en su totalidad.

Los dirigentes de la OPIM cuentan con resguardo de la Policía Estatal, pero no se les brindó equipo de radiocomunicación, ni funcionaron los teléfonos satelitales ni cámaras de vigilancia, por falta de antenas de telecomunicación en la zona en que habitan.

Detallaron que estas medidas provisionales también incluían la integración de averiguaciones previas contra los integrantes del grupo paramilitar que opera en Ayutla de los Libres, lo cual a la fecha aún no se cumple.

Las medidas preventivas tenían que extenderse también para otros 60 integrantes de la OPIM, quienes en la actualidad aun no reciben este beneficio.

Cuauhtémoc Ramírez detalló que el grupo paramilitar tiene años operando en la Costa Chica de Guerrero, e incluso participaron en 2009 en el asesinato de Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, presidente y secretario de la Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco (OFPM).

Explicó que los integrantes de este grupo paramilitar son familiares de elementos del Ejército Mexicano y abiertamente los han amenazado de muerte, en varias ocasiones.

“Dicen que nos callemos o nos van a matar”, expresó.

Cuauhtémoc Ramírez también sostuvo que este grupo paramilitar participó en la esterilización forzada de indígenas que realizó la Secretaría de Salud (Ssa) en 1998.