MÉXICO, DF., 24 de enero de 2015.- Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo o El Terco, señalado como lugarteniente del grupo criminal Guerreros unidos, confesó que él y cuatro cómplices mataron a balazos “a unos 15” normalistas de Ayotzinapa, que le entregaron con vida jefes policiales de Iguala y de Cocula, y dijo que al menos 25 ya habían muerto “por asfixia”, publicó Quadratín México.

Admitió, que él supo que todas las víctimas eran estudiantes y no delincuentes. Además que después de la masacre intentó huir a Estados Unidos para refugiarse con su hermano, que vive en Iowa, pero fue retenido por autoridades migratorias estadunidenses, que lo deportaron a México como un indocumentado más.

Más información en Quadratín México