CHILPANCINGO, Gro., 3 de diciembre de 2013.- El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, Rubén Figueroa Smutny sostuvo que las condiciones sociales actuales de Guerrero no justifican la aparición del grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias Liberación del Pueblo (FARLP).

Argumentó que el gobierno federal realiza una inversión importante en el ámbito social en todas las regiones del estado, tras el paso de la tormenta tropical “Manuel”, por lo que no se puede hablar de olvido gubernamental hacia los sectores más vulnerables, incluso acusó a los grupos guerrilleros de crear conflictos sociales donde no los hay, desestabilizar al estado y provocar muertes y víctimas inocentes: “yo creo que el camino de las armas y de la desestabilización nunca será el correcto porque ya en Guerrero hemos sufrido mucho por estos grupos y hay víctimas inocentes causadas por ellos”, expresó.

Figueroa Smutny sostuvo que el nuevo grupo guerrillero tiene similitudes al Ejército Popular Revolucionario (EPR), surgido durante la gubernatura de su padre, Rubén Figueroa Alcocer, el 28 de junio de 1996, en el marco del aniversario de la matanza de campesinos y copreros en el vado de Aguas Blancas.

“Me parece que están actuando como lo que fue el EPR, de una manera muy semejante, encapuchados, buscando la desestabilización”, expresó el hijo del ex gobernador que supuestamente ordenó la matanza de campesinos que dio surgimiento al Ejército Popular Revolucionario.

El diputado exhortó al nuevo movimiento guerrillero a despojarse de las capuchas, dejar las armas y presentar formalmente sus demandas, subrayó: “Las armas nunca son una buena forma de iniciar un diálogo y menos una aparición así, las vías del diálogo están abiertas, se puede entablar una mesa con el gobierno por medio de los diferentes funcionarios, se puede dialogar inclusive con la Comisión de Derechos Humanos, con muchas áreas del gobierno”.