CHILPANCINGO, Gro., 22 de noviembre del 2013.- El dirigente estatal del PRI, Cuauhtémoc Salgado Romero denunció que hay municipios con toques de queda no declarados ante la inseguridad que padecen, particularmente en la región de Tierra Caliente.
Dijo que ya solicitó una reunión de trabajo con el gobernador, Ángel Aguirre Rivero, para que los 25 alcaldes del PRI le informen los problemas de seguridad que se viven en sus respectivos municipios.
Comentó que las amenazas directas contra los presidentes municipales disminuyeron considerablemente, aunque hace un par de meses hubo un ataque a balazos contra de César Miguel Peñaloza, alcalde de Cocula.
Reconoció que hay municipios gobernados por el tricolor con problemas de seguridad, como el caso de Coyuca de Benítez, donde se asesinó al dirigente social, Luis Olivares Enriques, y en Atoyac de Alvarez, donde la semana pasada mataron a dos promotores del Sistema de Seguridad Ciudadano (SSC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).
También mencionó los casos de Pungarabato, en la Tierra Caliente, en donde la mañana del miércoles hubo varios secuestros y también en San Miguel Totolapan, en donde los habitantes se meten a sus casas y ya no salen a partir de las seis de la tarde.
Reconoció que en municipios como San Miguel se vive es un toque de queda no declarado, a diferencia de Apaxtla, en donde el cabildo acordó establecer medidas restrictivas para la circulación en las calles.