MÉXICO, DF, 14 de octubre de 2014.- En Guerrero hay lugares en los que manda la delincuencia organizada y en Chilpancingo se han disparado los índices delictivos, reconoció el gobernador del convulsionado estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, en entrevista con la periodista Carmen Aristegui que trasmitió la primera emisión de Noticias MVS.

Aguirre Rivero se deslindó de los grupos de la delincuencia organizada que operan en la entidad que gobierna, e incluso dijo haber denunciado los vínculos del alcalde de Iguala en diversas reuniones de seguridad con funcionarios de la Procuraduría General de la República.

Para el gobernador de Guerrero, José Luis Abarca es un prófugo de la justicia al que no tardarán en atrapar, aseguró, y se dijo dispuesto a asumir su responsabilidad siempre que las investigaciones lo demanden. Pero “en e.stos momentos lo más importante es encontrar a los normalistas”.

En lo que se refiere al caso del nuevo ataque policiaco contra estudiantes del Tecnológico de Monterrey en el que resultó lesionado un estudiante de origen alemán, Aguirre Rivero adelantó que ya hay cinco policías consignados por los hechos.

Cuestionado acerca de la petición de renuncia que hacen sectores empresariales y de la sociedad guerrerense, el gobernador respondió que uno de sus críticos es Pioquinto Damián Huato, a quien acusó de corrupto por haber pedido dinero al gobierno del estado tras el asesinato de su nuera. Además, señaló que no representa a los empresarios de Chilpancingo.