CHILPANCINGO, Gro., 8 de julio de 2014.- En Guerrero,  de 2011 a 2013, se practicaron más de 55 mil interrupciones del embarazo, lo que ejemplifica la magnitud de ese problema de salud pública que afecta sobre todo a mujeres jóvenes, señaló la secretaria de la Mujer en el estado, Rosario Herrera Ascencio.

Aclaró que esa cifra no incluye los datos del IMSS, ISSSTE y los hospitales privados.

La funcionaria señaló además que para dimensionar el problema, hay que recordar que según datos oficiales, existen en el estado más de 1.1 millones de jóvenes en edad reproductiva, es decir con edades que fluctúan entre los 15 y los 19 años y que, en su gran mayoría, ya iniciaron su actividad sexual.

Herrera Ascencio señaló que por todo ello los diputados de la 60 legislatura del Congreso del estado deben reconsiderar su postura sobre la iniciativa de ley para implementar la normativa en la interrupción del embarazo antes de las doce semanas de gestación, ya que es un asunto que tutela el derecho de la mujer sobre su cuerpo, lo que es un derecho primario de los seres humanos.

Informó además que su partido, el de la Revolución Democrática, ya se pronunció al respecto al nivel del liderazgo nacional y convocó a los legisladores locales de esa filiación a apoyar la mencionada iniciativa de ley para que las mujeres tengan una maternidad libre y segura, tal como ha sido postulado de ese instituto político desde fundación, por lo que se ha exhortado a los diputados a que sean congruentes y voten a favor.

La funcionaria explicó que de acuerdo al Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas,  el 55 % de embarazos en México no son planeados, el 27.5% termina en interrupción y se registran un millón de abortos anualmente, la mayoría de forma clandestina debido a que la interrupción del embarazo sólo es legal en el Distrito Federal durante las primeras 12 semanas.