CHILPANCINGO, Gro, 6 de octubre de 2014.- El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, aseguró que ya fueron puestos a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) a cuatro detenidos, quienes aportaron evidencias sobre vínculos de la policía municipal de Iguala con un grupo criminal denominado Guerreros Unidos.

En conferencia de prensa, el jefe del Ejecutivo estatal dijo que existen evidencias para determinar que uno de los motivos del por qué nunca se sumó Iguala al mando policial unificado de Guerrero se debió a las filtraciones de la delincuencia organizada en la policía municipal.

Nunca asumimos el mando (policial) en la ciudad de Iguala y ahora entendemos las razones por las que se mantuvo esa actitud negativa para que pudiera participar el gobierno del estado”, recalcó.

El perredista dijo que también la Fiscalía de Justicia de Guerrero detuvo a presuntos integrantes del grupo delincuencial Guerreros Unidos que proporcionaron datos y reconocieron su participación en los hechos del pasado 27 de septiembre.

Ángel Aguirre Rivero mencionó que desde antes de los actos violentos del 27 septiembre en Iguala, la Fiscalía de Guerrero investigaba al edil, José Luis Abarca.

Por otro lado, Aguirre Rivera afirmó que ni renunciará a la gubernatura de Guerrero, toda vez que él no huirá como un asesino. Sin embargo, dijo que si su salida de Casa Guerrero ayuda a esclarecer los hechos, no se opondrá a ello.