MÉXICO, DF, 25 de enero de 2016.- Desde muchos puntos de vista, es un error modificar o devastar las franjas de manglar a lo largo de los litorales.

Los estudios de manifestación de impacto ambiental en torno a éstos deben estar a cargo de instituciones que conocen a profundidad el tema, de especialistas que han demostrado que pueden dar una opinión calificada, afirmó Antonio Lot Helgueras, investigador del Instituto de Biología (IB) de la UNAM.

Los manglares son una barrera contra los huracanes y tormentas tropicales que con frecuencia ocurren en diversas regiones del país. Meteoros climatológicos “ya han tenido efectos terribles sobre la población humana”, recordó.

Pero el manglar, primer punto de tierra que tocan las tormentas, detiene en buena medida la fuerza del viento e impide que golpee con la misma potencia kilómetros adentro, se lee en un comunicado divulgado por la máxima casa de estudios.

Además, tienen una función esencial en la conservación y preservación de la biodiversidad, así como en el mantenimiento de la salud del litoral. Ahí se capta CO2 (dióxido de carbono) y así se contribuye a evitar el calentamiento global.

Más información aquí.