CHILPANCINGO, Gro., 19 de diciembre de 2013.-  El abuso y manejo irresponsable de cohetes y artículos de pirotecnia puede ocasionar lesiones que dejen secuelas de por vida, sobre todo en los  menores, pues generalmente los más afectados en esta temporada decembrina por esos productos son los niños y adolescentes de entre cinco y 14 años de edad, informó María de Lourdes Carranza Bernal,  jefa de servicios de Prestaciones Médicas de la delegación en Guerrero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“En esta temporada los niños tienen fácil acceso a los cohetes, incluso son los adultos quienes se los proporcionan y no supervisan su uso, sin medir el riesgo al que exponen a los infantes”, señaló la funcionaria, quien agregó que ante este tipo de lesiones, el instituto cuenta con un equipo multidisciplinario de cirujanos plásticos, traumatólogos y pediatras para atender oportunamente a personas que presentan quemaduras.

El daño por la explosión de cohetones o cualquier otro producto elaborado con pólvora puede ser muy grave, ya que además de las lesiones en piel, se pueden perder miembros como dedos e incluso la mano, que junto con la cara y cuello son las zonas más afectadas, indicó Carranza Bernal.

La atención de estos pacientes que requieren de un manejo especial, incluye tratamiento farmacológico (antimicrobianos) para evitar infecciones, lavados e injertos quirúrgicos y seguimiento en consulta externa, hasta terapia psicológica.

Las quemaduras son sumamente delicadas, por tal motivo necesitan cuidado especializado. Estas heridas se clasifican en primero, segundo y tercer grado según su extensión y profundidad. Las de primer grado son las superficiales, las segundas aquellas que dañan las capas de la piel y las terceras las que lesionan piel, músculo y hueso.

Como medida preventiva para evitar riesgos, recomendó que los menores no utilicen productos pirotécnicos, pero en caso de hacerlo, deberán ser supervisados por un adulto; además de adquirir los de fácil manejo y no vestir con prendas de poliéster, que tienden a encenderse con mayor facilidad.

Por último recomendó no dejar solos a los pequeños cuando jueguen con fuegos artificiales y estar alerta durante los festejos navideños.