Más de 400 personas entre esposas y familiares de los policías detenidos para ser investigados por su probable participación en el caso Ayotzinapa, marcharon este sábado por las calles de Iguala, pidiendo su liberación.

Una de las esposas entrevistada por Quadratín, asegura que ese 26 de septiembre su esposo descansó, y al día siguiente fue detenido; hoy se encuentra en un penal de Nayarit.