ACAPULCO, Gro., 5 de noviembre de 2015.- El coordinador de la Comisión Diocesana de Pastoral Social de la arquidiócesis de Acapulco, Jesús Mendoza Zaragoza, aseguró que antes de que se legalice el consumo y producción personal para el autoconsumo de la marihuana, debe encontrarse una solución integral en la que las prohibiciones y lo permitido puedan balancearse y al mismo tiempo se regule debidamente.

“Entre prohibicionismo y permisivismo tiene que encontrarse una solución integral al tema de las drogas. Esto significa que hay que educar y fortalecer a la familia para que haya una solución de fondo. Y puede encontrarse alguna forma de regulación que abra caminos de solución al narcotráfico y a las adicciones, al mismo tiempo”, dijo, con motivo del fallo a favor de los cuatro amparados que resolvió la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El coordinador y promotor de los grupos de atención, asesoría y guía espiritual a Víctimas de la violencia, consideró la sentencia del poder Judicial como un parte aguas para la legalización del consumo y producción personal para todo México y por ello debe haber un trabajo y la decisión debe ser tomada conjuntamente entre autoridades y la sociedad.

“Creo que es un tema delicado y complejo. Por una parte la política prohibicionista no ha funcionado pues ocasiona el mercado negro de las drogas. Tiene que hacerse una consulta nacional para escuchar razones, argumentos y toda clase de opiniones antes de tomar una decisión que incluya a toda la sociedad en este sentido. Es necesario analizar y valorar posiciones diversas para ver lo que más conviene al país en este momento. Tiene que haber una discusión abierta, transparente e integral sobre el  tema para ello”, aseveró en entrevista el representante de la Iglesia Católica.