CIUDAD DE MÉXICO, 27 de febrero de 2016.- Durante la reunión que sostuvieron el Papa Francisco y el Patriarca Ruso Kirill el pasado 12 de febrero en La Habana, Cuba, ambos líderes religiosos firmaron una declaratoria conjunta en la que se hace un llamamiento a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas para evitar un mayor desplazamiento de los cristianos de Medio Oriente.

De acuerdo con el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (Siame), la declaratoria firmada se compone de 30 puntos, de los cuales destacan los que se refieren al tema de refugiados y la negociación de conflictos entre las naciones, con especial atención hacia aquellas regiones del mundo donde los cristianos están sometidos a persecución.

El acuerdo resalta que en muchos países de Oriente Medio y África del Norte, se exterminan familias completas de los hermanos en Cristo, ciudades y pueblos enteros habitados por ellos.

La nota aquí.