CHILPANCINGO, Gro., 1 de febrero del 2015.- De “Política” y no jurídica fue la decisión que tomó el titular de la Fiscalía de Guerrero, Miguel Ángel Godínez al negarle a Nestora Salgado el desistimiento de la acción penal, señaló el diputado federal Roberto López Suárez, integrante de la Comisión de Derechos Humanos.

 

Vía telefónica, el legislador calificó como “indignante” la decisión del fiscal de Guerrero sobre la resolutiva del tema pese al exhorto del jefe del ejecutivo estatal.

 

Dijo que su negativa se fundamentó en consideraciones políticas y no en elementos jurídicos reales.

 

López Suárez sostuvo que la presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, ejerció la mayor presión política y mediática para mantener en prisión a la líder comunitaria.

 

No cabe duda de que el fiscal tomó una decisión política y no jurídica y fue precisamente por la presión que ejerció la señora Wallace”, expresó.

 

Aseguró que Miranda de Wallace ha intervenido públicamente en el caso Nestora porque protege al ex titular de la FGE, Iñaki Blanco Cabrera y al ex sub procurador de Atención a Víctimas, Ricardo Martínez.

 

De acuerdo al legislador, ambos ex funcionarios “están preocupados”, porque con la liberación de la líder comunitaria de Olinalá se abriría la posibilidad de que ellos fueran demandados judicialmente.