ACAPULCO, Gro., 7 de noviembre de 2015.- “Cuídense mucho”, recomendó el gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores a alcaldes del estado durante una reunión en la que les solicitó que atiendan de manera permanente la seguridad en sus municipios.
Ante 78 de 81 presidentes municipales, el gobernador de Guerrero pidió que “si alguien está amenazado, con cuidado dígalo”, pues manifestó que es mejor que se sepa esto internamente de manera cuidadosa, a que después se presente alguna otra situación.
Posteriormente, Astudillo Flores advirtió a los ediles que aunque él es responsable de la seguridad pública en el estado, ellos también son responsables de la seguridad en sus municipios, por lo que recalcó su llamado a que cuiden que el secretario o director de seguridad pública esté plenamente certificado.
Por otro lado, respecto al enfrentamiento que se dio el viernes en Polixtepec, municipio de Leonardo Bravo, entre un grupo armado y policías comunitarios, el gobernador puntualizó que ello tiene que ver con problemas que derivan de la proliferación de este tipo de policías, lo que genera confrontación con los pueblos.
En este sentido, Astudillo Flores pidió a los alcaldes que pongan atención en el surgimiento de policías comunitarias, pues subrayó que si bien son facultadas por la ley, ésta también tiene límites y deben existir sólo donde hay zonas indígenas.
“Ya se salió del orden, se salió de control”, advirtió.
De la versión del ataque a balazos al hospital de Chilpancingo, donde eran atendidos los heridos de Polixtepec, el mandatario estatal aseguró que de acuerdo con información que le fue proporcionada, el hospital no fue baleado sino que dispararon afuera de él.
“Lo que sucedió es que tiraron, dispararon afuera del hospital, cosa que tampoco es menor, pero sí la realidad es de que no fue balaceado el hospital”, aseguró.
Durante la reunión, el gobernador hizo algunas recomendaciones a los ediles, como informar sobre el estado que dejaron las anteriores administraciones a sus municipios y que den parte a la Contraloría de ello, a la vez que les pidió trabajar cercanos a los mismos.
En el encuentro los alcaldes expresaron sus inquietudes como el de Huamixtitlán, Mario García Flores, quien recordó que hace tres años fue atacado por “la delincuencia” y que hace unos días secuestraron a un integrante de su Cabildo.
La presidenta municipal de Azoyú, Alicia Minerva Bautista afirmó que “la delincuencia tocó mi familia”, pues recordó que hace más de un año fue asesinado en Ometepec su hijo Javier Evaristo Bautista, quien era precandidato por el PRD a la alcaldía de ese municipio y señaló que no hay avance en el caso.
Por su parte, el presidente municipal de Marquelia, Arturo González Gatica, señaló que los policías ministeriales se han convertido “en la parte extorsionadora”, por lo que solicitó revisar esa parte.
Por otro lado, el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena se manifestó a favor de que los presidentes municipales firmen el mando único.
Por su parte, el presidente municipal de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, permaneció en la reunión por espacio de 20 minutos y se retiró, por lo que dejó a un representante menor.
En entrevista, el gobernador afirmó que en la reunión que sostuvo con el Grupo de Coordinación Guerrero este viernes, se abordaron precisamente los temas de las localidades de Polixtepec municipio de Leonardo Bravo y Carrizalillo en Eduardo Neri.
Del pago del aguinaldo a presidentes municipales, Astudillo Flores afirmó que aún no se tiene el número de alcaldes que lo requieren pero calculó que serían más de la mitad, lo que representaría entre 400 y 450 millones de pesos.