A 25 días del comienzo de la copa del mundo, 28 de 32 selecciones participantes han roto sus sueños, cortado sus esperanzas y frustrado sus intenciones.

Tuvieron que pasar 23 días para que quedaran definidas las semifinales de la máxima justa futbolística, y nada más y nada menos que Brasil, Argentina, Alemania y Holanda serán los protagonistas de los duelos en la antesala de la final.

Dos americanos y dos europeos chocarán en la penúltima llave del encuentro deportivo más esperado por millones de aficionados; pero para llegar hasta estas instancias tuvieron que dejar en cuartos a Colombia, Francia, Bélgica y Costa Rica, equipo que demostró ser el caballo negro del mundial, pues dejar en la fase de grupos a Inglaterra, Italia y avanzar como primer lugar del grupo de la muerte, es de gran mérito para un equipo sin estrellas (así lo dijo su técnico, no crean que ando menospreciando a nuestros hermanos de la república costarricense) de la calidad como Andrea Pirlo o Wayne Roney, por citar algunos… y aunque nos duela como “GIGAAANTES” de la Concacaf, ningún equipo de esta Confederación ha logrado esta hazaña.

También hay que darle el debido reconocimiento a Colombia; equipo que cautivó las miradas de todas las naciones, pues aunque llegó al mundial sin su estandarte, Radamel Falcao, James Rodríguez levantó la mano para ser el líder, comandante y nueva gran estrella de los cafeteros.

Por cierto, ojalá existieran más jugadores con la calidad humana como la de David Luiz y Dani Alves, pues merecen los aplausos por la solidaridad que le brindaron a James Rodríguez, luego que este llorara como niño chiquito, tras haber sido descalificados en los cuartos de final; bellísima postal.

Lo malo es que en la Copa del Mundo las lesiones de los jugadores es tema de todos los días, el ejemplo más claro y costoso es la figura de Neymar Jr.

Al crack brasileño también se le suman Ángel Di María y Kun Agüero, quienes colaboraron para que Argentina llegara después de 24 años a una semifinal; ojalá que las bajas de estos jugadores no sea motivo para devaluar las semifinales del mundial.

DE TAREA

¿Podrá Brasil sin Neymar y Thiago Silva derrotar a la Alemania de Mesut Özil, Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm, Mario Götze, Thomas Müller, Miroslav Klose y compañía?

Difícil, pero obligatorio para el anfitrión y quien en alguna ocasión fungió como exponente del  ‘jogo bonito’.

Y por la otra llave, ¿Messi e Higuaín vencerán a la Holanda, comandada por Arjen Robben, Robin Van Persie y Wesley Sneijder?

¿Argentina y Brasil harán valida la frase de “América para los americanos”?

Dos americanos, dos europeos, cuatro potencias, 44 jugadores tras en mismo sueño, 180 minutos, millones de espectadores sobre ellos, ¡que comience el juego!