IGUALA, Gro., 11 de octubre de 2014.- El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, confirmó que algunos de los cuerpos calcinados encontrados en las fosas de Iguala no corresponden con la identidad de los normalistas desaparecidos de la escuela rural Raúl Isidro Burgos, en Ayotzinapa.

En conferencia de prensa el jefe del Ejecutivo local mencionó que los avances en las investigaciones le permiten adelantar que los cadáveres corresponden a otras personas.

El gobernador anunció que en las próximas horas se darán a conocer nuevas detenciones de parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado así como de la Procuraduría General de la República.

Reiteró que uno de los objetivos de la Federación y del estado es la ubicación del edil José Luis Abarca para que pueda ser procesado penalmente.