MÉXICO, DF, 9 de marzo de 2015.- La presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, aseguró que Guerrero está “al borde de ser un estado fallido”, por la crisis de inseguridad que prevalece en la entidad y la nula operatividad y eficacia del gobierno local que preside el gobernador Rogelio Ortega Martínez.

Puntualizó que Guerrero ocupa el tercer lugar a nivel nacional en secuestros, mientras que Acapulco es el municipio con mayor índice de este delito.

Miranda de Wallace destacó que las cámaras empresariales “están muy inquietas” porque la crisis de inseguridad alejó la inversión de la entidad.

Detalló que el 70 por ciento de los industriales de la masa y la tortilla de Acapulco han sido secuestrados, mientras que el 100 por ciento ha sido víctima de extorsión.

“Ellos me buscaron porque dicen que ya no creen en las autoridades locales, por eso Alto al Secuestro decidió hacer una mesa contra el secuestro, en la cual congregamos a la Marina Armada, al Ejército, a la Policía Federal. Desgraciadamente la gente no confía en las autoridades locales”, expresó.

Reconoció que en Guerrero “la gente está desesperada” y que varios empresarios tuvieron que sacar del estado a sus familiares.

La activista recordó que en la reunión realizada días atrás en el puerto de Acapulco participó el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Miguel Ángel Godínez Muñoz.

“Llegó con una serie de reclamos, con una actitud poco propositiva. Dijo que le faltaban recursos y yo tuve que decirle que esa no era la ventanilla para expresar sus inquietudes, que para eso tiene a su gobernador, que la mesa era para propuestas”, recordó Miranda de Wallace.

La activista indicó que el acuerdo que resultó de dicho encuentro fue que el gobierno federal atenderá todos los secuestros que se presenten en el ámbito local y únicamente se coordinará con las autoridades locales en algunos casos.

Explicó que la organización Alto al Secuestro trabajará como aval, para dar seguimiento a todos los casos que se registren en la entidad y tratar de disminuir el número de víctimas de este delito.

Dijo que el gobierno federal mostró gran disposición en atender el tema del secuestro, no así el gobierno estatal.

“Con ellos o sin ellos vamos a trabajar en Guerrero y disminuir el delito hasta que ya no lo tengamos. Hay un caos en Guerrero porque no hay un gobernador que ayude a poner orden. El gobierno local, además de sobrepasado, no tiene voluntad de cambiar las cosas. Están al borde de un estado fallido”, recriminó Miranda de Wallace.

Un ejemplo de la ineficacia del gobernador Rogelio Ortega, dijo, es que no hizo nada para atender el problema de los taxis halcones, una denuncia que los empresarios de Acapulco han realizado en varias ocasiones.

Por ello, dijo que Alto al Secuestro “empujará” a los funcionarios estatales para “obligarlos a cumplir con su responsabilidad. En caso de que esto no ocurra, advirtió que comenzarán a pedir remociones de cargo.