ACAPULCO, Gro., 14 de noviembre de 2013.- De acuerdo con los primeros reportes de personal de la Procuraduría de Justicia de Guerrero, la fosa fue ubicada en una huerta de limón de San Isidro, donde se apreciaron restos humanos semidesnudos, atados de pies, manos y vendados de los ojos, los cuerpos tenían el tiro de gracia.

El sitio fue ubicado por personal de la Policía Ministerial luego de que campesinos reportaron un automóvil incendiado y rastros de sangre en por lo menos 15 metros de largo, entre la maleza, después de los trabajos de rescate, se identificó a uno de los occisos que portaba una credencial oficial en el pantalón con el nombre de Armando Urquiza Medina.

La exhumación de los cuerpos de la fosa clandestina concluyó cerca de las 16:00 horas y los restos de las otras cinco personas permanecen en calidad de desconocidos.