CHILPANCINGO, Gro., 02 de julio de 2014.- Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, 63 militares han perdido la vida en operaciones contra la delincuencia organizada, y de éstos más de la mitad murieron por disparo de arma de fuego durante enfrentamientos con grupos criminales.

Lo anterior, de acuerdo al documento Relación de Personal Fallecido en la Aplicación de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, del 1 de diciembre de 2006 al 16 de junio de 2014, elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Con base a lo publicado por Milenio, 37 elementos del Ejército y Fuerza Aérea murieron en choques armados con sicarios del narcotráfico y de la delincuencia organizada, la mayoría en Tamaulipas (12), Jalisco (6) y Michoacán (5); le siguieron Guerrero (4), Sinaloa (3), Durango (2), Chihuahua (2), Estado de México (1), Baja California (1) y Durango (1).

Las víctimas estaban asignadas a las unidades de Fuerzas Especiales; Batallón de Policía Militar; Batallón de Infantería; Regimiento de Caballería Motorizada y Compañía de Infantería no encuadrada.

En la campaña permanente contra el narcotráfico y la delincuencia organizada emprendida en esta administración, han fallecido otros 26 efectivos castrenses: 22 en accidentes automovilísticos, dos por caída, uno atropellado y otro ahogado.