AQUILA, Mich., 12 de enero de 2015.- El comandante de las autodefensas de Huahua, Rafael Meraz Arteaga, ‘El Chopo’, es uno de los cinco fallecidos en la emboscada sufrida el día de ayer domingo en la sierra del municipio de Aquila en los límites con Coalcomán, en tanto que los otros cuatro muertos fueron identificados como Santos Ontiveros Morales, Criselio Rivera Cisneros, José Santos Meraz Cortes (tío del Chopo), y José Alejandro Zuñiga Reyes.

 

El saldo total de la emboscada sufrida por los autodefensas de Huahua fue de cinco muertos y seis heridos, cuyos nombres son Crisóforo Meraz Arteaga, Manuel Calvillo, Rafael Sosa Chávez, Vicencio Rivera Farías, Juan Calvillo, y Adrian Lombera Pulido, tres de los cuales fueron trasladados a recibir atención médica a la ciudad de Tecomán, en el Estado de Colima, reportándose que el estado de salud de todos los lesionados es estable y están fuera de peligro.

 

Trascendió que los hechos ocurrieron aproximadamente a las once de la mañana del domingo cuando un grupo de once autodefensas encabezado por el comandante Rafael Meraz, ‘El Chopo’, fueron emboscados en el camino de terracería al poblado serrano de El Socorro, que entre montañas corre paralelo al cauce del río Huahua, y fue en las inmediaciones del cerro El Herradero donde sujetos desconocidos los sorprendieron acribillándolos con disparos de armas de alto poder, muriendo en el acto dos policías comunitarios, entre ellos el chofer, por lo que la camioneta GMC Denali sin control se fue hacia atrás cuesta abajo desbarrancándose.

 

En la cabina de la camioneta quedó muerto el comandante Rafael Meraz, ‘El Chopo’, y en la caja de la pick up quedó otro de los autodefensas, mientras que los nueve autodefensas restantes quedaron heridos y respondieron a la agresión a la vez que pedían ayuda por radio, haciendo huir a los agresores, quedándose en espera del apoyo solicitado, tiempo durante el cual murió uno más de los policías comunitarios.

 

En apoyo de los emboscados, desde el puerto de Lázaro Cárdenas acudieron elementos del Ejército Mexicano y de la Marina Armada de México que además llevó personal médico para atender y trasladar a los heridos, así como autodefensas de San Pedro Naranjestil, Tizupan, Cachán y otras localidades de Aquila y de los municipios de Coahuayana y Coalcomán, los que junto con la Policía Federal montaron un operativo de búsqueda de los agresores sin que hasta el momento se reporten resultados positivos.

 

El lugar de la emboscada se ubica en una zona serrana agreste en la proximidad de los límites del municipio de Aquila con Coalcomán y a no mucha distancia por la sierra, de Arteaga y Tumbiscatío, lugares a donde se supone huyeron los autores del atentado de los que se desconoce quiénes son.

 

La emboscada de Huahua es la segunda que ocurre en contra de los autodefensas de la costa michoacana, siendo la primera la sucedida el 16 de diciembre en la carretera costera en las inmediaciones del poblado Xayakalan y La Placita, cuando sicarios emboscados dispararon en contra de la camioneta en la que creían viajaba el comandante de la policía comunal del pueblo nahua de Ostula, Semeí Verdía, empero éste salvo la vida al cambiar de vehículo.

 

En Aquila como parte de la estrategia de seguridad del gobierno federal desaparecieron la policía municipal, quedando la seguridad pública a cargo de la Policía Federal que tiene elementos en la cabecera municipal y en el poblado de La Placita, mientras que en la zona donde habita la etnia nahua y al sur del municipio de Aquila pegado a Lázaro Cárdenas no hay elementos de la PF; en tanto que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado solo autorizó doce plazas de la Fuerza Rural de las doscientas que solicitaban los autodefensas de la costa michoacana.