CHILPANCINGO, Gro., 27 de febrero  de 2014.- Con el propósito de elevar la calidad de la atención médica que se brinda y evitar en el futuro que se presenten casos de negligencia, la delegación estatal del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado ISSSTE ha iniciado un proceso de certificación de todas las áreas y todos los procesos, con el objetivo de disminuir al máximo el margen de error con el que opera una institución que diariamente atiende a decenas de miles de personas en la entidad, señaló su titular Daniel Pano Cruz.
Detalló el funcionario que esa medida se adoptó luego de que debido a los casos de negligencia médica que se han presentado, cinco médicos —dos de Acapulco y tres de Chilpancingo— después del proceso correspondiente fueron inhabilitados por la Comisión de Arbitraje Médico, durante periodos que varían entre tres y cinco años, por haber practicado malas cirugías con los cuales pusieron en riesgo la vida de los pacientes que atendieron.
Pano Cruz señaló que si bien los casos datan de años anteriores, pues las denuncias en contra de los médicos fueron presentadas en 2011 y 2012, entraron en el procedimiento que sigue la Comisión de Arbitraje Médico, instancias que después de valorar pruebas y testimonios, determinó sancionar a los médicos y demás personal de la institución.
Por otra parte, informó que para este año, el Instituto tiene garantizado el abasto de medicamentos en todas las clínicas y hospitales en la entidad, gracias a que la dirección general del ISSSTE, la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa Nacional hicieron una compra consolidada de medicinas por 44 mil millones de pesos.
Después de reiterar que por esta razón para este año el abasto de medicinas está garantizado al cien por ciento, el delegado del ISSSTE también dejó en claro que se aplicarán las sanciones correspondientes al personal que proporcione mala atención a los derechohabientes.
Al respecto, añadió que el ISSSTE cuenta con una Unidad de Atención al Derechohabiente que recibe a través de los buzones instalados en las unidades médicas las quejas que presentan los pacientes, “las cuales estamos obligados a darle seguimiento y son notificadas al órgano interno de control para que sean investigadas y se apliquen las sanciones si se llegan a comprobar las irregularidades”.