CHILPANCINGO, Gro., 22 de diciembre de 2013.- Organizaciones denunciaron que ayer presuntos militares, acompañados por un grupo de civiles, irrumpieron en la comunidad del Puerto de la Trampa, en Coyuca de Catalán, para detener a varios jóvenes.

De acuerdo a información publicada por el periódico AM, el Centro de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón” y el Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero señalaron que estas personas entraron por la fuerza a varias viviendas, donde detuvieron y golpearon a Edgar Uriel, Raúl Junior y Juan Cortés Cortés, de entre 16 y 17 años de edad.

Los presuntos militares advirtieron a la gente de esta comunidad que si denunciaban habría represalias en su contra, además les exigieron que se fueran de esa comunidad, ya que de no hacerlo los secuestrarían.

El grupo que entró a la comunidad exigía a los habitantes que les dijeran dónde vive Leonor Ochoa Segura, quien hace meses residía en la comunidad de La Laguna, también en Coyuca de Catalán, y quien ha realizado actividades para exigir a las autoridades que las familias desplazadas por la violencia sean atendidas por el Gobierno.

Los organismos de derechos humanos exigen que se realice una investigación sobre esta serie de amenazas contra las familias de esa región de la Costa Grande y en las que presuntamente están involucradas autoridades civiles y militares.