CHILPANCINGO, Gro., 19 de agosto de 2014.- Autoerigido como un eterno rebelde, José Agustín llega hoy a los 70 años de vida manteniendo ese espíritu fresco e irreverente que en 1964 impregnara su primer libro “La Tumba”, y con el cual ganara popularidad entre la juventud de aquella época.

De ágil pluma y subversivo estilo el escritor tapatío es junto a Gustavo Sainz, Parménides García Saldaña y René Avilés Fabila, un referente obligado de la llamada Literatura de la Onda, la cual se sumó a los múltiples tópicos sesenteros donde los jóvenes marcaron pauta en el acontecer sociocultural del mundo.

Según lo publicado por El siglo de Torreón, José Agustín Ramírez nació el 19 de agosto de 1944 en Acapulco, Guerrero, aunque el sitio de Internet “guerrero.gob” menciona que llegó al mundo en Guadalajara, Jalisco, y al mes siguiente fue registrado en Acapulco.

Junto con su familia, en su infancia, se trasladó a la Ciudad de México donde cursó sus estudios primarios y parte del nivel medio superior, en el plantel 7 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A la edad de 11 años escribió su primer cuento y elaboró un diario informativo para su grupo escolar y un periódico de la colonia donde vivía, al que tituló “Ecos de Palenque”.

De acuerdo con el portal “escritores.cinemexicano.unam” debido a su temprano interés por la escritura y por la literatura, José Agustín publicó su primera novela titulada “La tumba” (1964) cuando tenía 20 años de edad, en la que demostró que poseía un estilo de escritura muy ameno y de fluida lectura.

Posteriormente, fue estudiante de la segunda generación del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) en 1965, y al año siguiente fue becario del Centro Mexicano de Escritores, mismo en el que realizó su segunda novela “De perfil”, volviéndose así en el precursor del movimiento de “la onda”.

Su primer guión cinematográfico lo realizó para la película “5 de chocolate y 1 de fresa” (1967), dirigida por Carlos Velo, y luego escribió y dirigió su único largometraje “Ya sé quién eres / Te he estado observando” (1970), y realizó su obra de teatro “Los atardeceres privilegiados de la Prepa 6”.

Un año después fue aprisionado por posesión de drogas en la cárcel de Lecumberri, de la cual salió libre el 7 de julio de 1971.

Para finales de la década de los 70 fue miembro del Internacional Writing Program de la Universidad de Iowa (1977), así como de las fundaciones Fullbright (1977-1978) y John Simon Guggenheim (1978-1979).

Durante la década siguiente creó las novelas “Ciudades desiertas” (1982), la cual ganó el Premio de Narrativa Colima de 1983, y “Cerca del fuego” (1986).

Los siguientes años fueron los de más reconocimientos para el escritor ya que recibió distinguidos galardones, tales como el Premio Nacional de Literatura “Juan Ruiz de Alarcón” y el Premio Latinoamericano de Narrativa Colima, ambos en el año de 1993.

El 19 de diciembre del 2011, el autor fue condecorado en la residencia oficial de Los Pinos, por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, con el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Durante su carrera profesional, José Agustín ha colaborado en distintas publicaciones, entre las que destacan Excélsior, Cine avance, El Heraldo de México y Reforma.