VERACRUZ, Ver., 8 de diciembre de 2014.- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, José Ángel Gurría, afirmó que la educación es el talón de Aquiles de Latinoamérica, hay una diferencia de casi dos años menos de nivel educativo entre los jóvenes con el resto de otros continentes.

Desafortunadamente es un crecimiento anémico en América Latina, por primera vez en 10 años, es más bajo que el promedio de la OCDE y eso que la organización no es precisamente una fuente enorme de crecimiento”.

Gurría explicó que solamente nueve por ciento de los jóvenes llegan hasta la Universidad y la logran culminar, pero lamentó que los egresados de las universidades se quedan cortos, porque luego se enfrentan que el campo laboral no tienen relación con lo que estudiaron, además les cuesta mucho trabajo conseguir empleo, eso es un desperdicio enorme de talento y pérdidas de oportunidades.

Para romper con esa situación requiere de educación, innovación y competencia, los tres vértices para insertar a los países en el carril de la alta velocidad, competitividad, cadenas globales de valor, en la era digital y en el siglo XXI”.

En ese sentido, dijo que en el 2014 América Latina tendrá el crecimiento más bajo de los últimos cinco años, debido a que la economía tiene anemia que sólo superará remando hacia dentro con una nueva ola de reformas para enfrentar el frágil estado de derecho y alta informalidad.

De acuerdo a las cifras que se tienen el crecimiento potencial de América latina llegó a ser del 5 por ciento pero hoy estamos más cerca del 3 por ciento en términos del desarrollo potencia, ¿qué tanto puede crecer si hacemos las cosas bien?”.

El secretario general de la OCDE manifestó que es lamentable que solamente 0.4 por ciento del PIB se destina del presupuesto para la ciencia y la tecnología en nuestro país mientras que el promedio mundial es del 2.4 por ciento, de esa manera otras naciones nos llevan muchos años de ventaja en términos de innovación.

El próximo martes la OCDE lanzará el estudio Perspectivas Económicas de América Latina en el que detectaron los pendientes de la región entre ellos mejorar el sistema educativo, incrementar las inversiones en innovación y desarrollo, promover la creación de empresas con programas, entre otras cosas”.