ATOYAC, Gro., 26 de mayo de 2014.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante su discurso en el municipio de Atoyac, en el poblado llamado hoy La Nueva Pintada, dijo que lo más lamentable no fueron los daños materiales, sino la muerte de 71 habitantes de esta comunidad y cinco integrantes de la Policía Federal, a quienes hoy les rinde un homenaje.

Dijo sentirse muy conmovido al ver los rostros de hombres y mujeres que se reponen del dolor que pasaron hace varios meses y que perdieron a sus seres queridos durante el derrumbe de un cerro.

Sin embargo, da constancia que ante la capacidad destructiva de la naturaleza, los habitantes de la Pintada hoy dan muestras de capacidad para reconstruir sus hogares y sus vidas.

Se comprometió también a darle impulso a la zona cafetalera y les ayude a comercializar el producto para el crecimiento y desarrollo de la comunidad, aclaró que ya giró instrucciones a los funcionarios federales para que trabajen sobre este tema.

También hizo un amplio reconocimiento a la solidaridad de los mexicanos que participaron en el trabajo de reconstrucción con escuelas, parques y ayuda para reconstruir la iglesia del pueblo, una antena satelital para recibir mensajes por whatsapp, como el grupo Bancomer, Televisa y fundaciones de varias partes del país.

Habló de la experiencia dolorosa que vivió doña Juanita, quien perdió a sus dos hijos, sus padres y hermanos y que a pesar de ello, hoy sigue adelante.

Recordó que se movilizaron 600 mil viajes de camiones de volteo para retirar escombro y tierra, para así poder recuperar los cuerpos de las víctimas.

Felicitó a todos los habitantes por haber participado en la construcción de las viviendas y se comprometió a certificar su trabajo para que puedan laborar en cualquier otra empresa.

Finalmente, el presidente de México dijo que aquí en la Pintada se da un testimonio de la capacidad de solidaridad, nobleza de los mexicanos solidarios y la valentía de los guerrerenses para sobreponerse a la adversidad.