MÉXICO, DF, 21 de julio de 2015.- Investigadores de la Universidad de Guadalajara, en conjunto con la Universidad de Colima y unidades de Protección Civil mantienen el monitoreo al Volcán Colima, ya que el riesgo de explosividad es latente pese a que entró en relativa calma este fin de semana.

El investigador de la Universidad de Guadalajara, Carlos Suárez, explicó que los análisis de cenizas y lava indican que hay agua en el magma que lo hace más explosivo, lo que obliga a las autoridades estatales y federales a no bajar la guardia.

Este tipo de volcanes son explosivos “porque el magma es rico en sílice, es decir, es más espeso, los gases no pueden salir con dificultad y al estar sujetos a una fuerte presión y temperatura en el conducto volcánico, escapa el gas rápidamente y genera explosión que además de ceniza se acompaña de fragmentos de roca que salen disparados, junto con una onda de choque”.

En próximos días los expertos harán nuevos estudios para determinar si hay evolución en el magma que indique si el peligro del volcán llegará a un siguiente nivel.

Con información de Notimex