ACAPULCO, Gro., 1 de enero de 2014.-Paulatinamente las principales playas de Acapulco comienzan a tapizarse de una alfombra humana de turistas y lugareños que, tras el festejo de año nuevo, bajan a refrescarse luego del desvelo o resaca.

Las avenidas porteñas ya lucen concurridas de unidades vehiculares y miles de personas que disfrutan del calor y las cálidas aguas de los balnearios de la ciudad.

En familia, los asistentes a las playas, llevan el recalentado, y otros optan por consumir alimentos en restaurantes como caldos de camarón o ceviche con sus respectivas quesadillas con mucha salsa para recuperarse de la noche anterior.

Los niños juegan en la playa, mientras que otras personas se encuentran recostadas bajo la sombra de una sombrilla que les permite resguardarse, de los candentes rayos el sol.