TAPACHULA, Chiapas; 27 de mayo de 2016.- Por segundo día, padres de familia y maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Costa Grande marcharon y quemaron uniformes que ha entregado el gobierno de Chiapas, a las afueras de la presidencia municipal de Tapachula.

Los padres de familia, que se han solidarizado con el movimiento magisterial, exigen derogar la reforma educativa y una mesa de diálogo con la Secretaría de Gobernación (Segob).

La representante del comité de padres de Familia Liliana Ocampo, señaló que apoyaran a los maestros que se encuentran en la lucha contra la reforma educativa, además de que no aceptaran profesores sustitutos.