IGUALA, Gro., 9 de diciembre de 2013.- Después de una semana, una treintena de padres de familia y maestras de la zona escolar 107 de preescolar de Copalillo, mantienen tomadas las oficinas de servicios regionales y de la jefatura de sector 09, donde amagaron con bloquear la Autopista del Sol, en caso de que las autoridades educativas mantengan a la supervisora Nedy Ortiz Garduño.

En conferencia de prensa, los padres de familia, denunciaron qué son discriminados por la supervisora Nedy Ortiz Garduño y llamados “indios, patas rajadas”,  entre otros insultos.

Manifestaron que apoyan de manera incondicional a las 17 maestras y se suman a su petición de que cambien a la supervisora, de lo contrario radicalizaran sus acciones, incluso amenazaron con tomar la caseta de cobros y la Autopista del Sol durante el periodo vacacional.

Señalaron que son 200 alumnos los que están sin clases, en los 7 jardines de niños que pertenecen a la zona escolar 107 y que desde hace ocho días no tienen clases.

En tanto las 17 maestras que mantienen tomadas las oficinas de Servicios Regionales y de la jefatura del sector 09 de preescolar, manifestaron que no hay acuerdo con las autoridades educativas, ya que por interés, prefieren mantener a la supervisora Nedy Ortiz en su cargo.

También denunciaron que son acosadas y hace responsable a la Secretaría de Educación de todo lo que les pueda pasar, asimismo comentaron que para liberar las oficinas, las amenazaron de ser sancionadas administrativa y jurídicamente.

Relataron que el martes pasado sostuvieron una reunión con la jefa del departamento de preescolar en el estado, Rosario Aguirre y el jurídico del estado, quienes le pidieron que se retractaran de todas las acusaciones en contra de la supervisora Nedy Ortíz Garduño, a fin de que puedan reubicarla en otra zona escolar.

Sin embargo, mantienen su postura de la salida de Nedy Ortiz de la zona escolar y reafirman sus señalamientos de que discrimina a padres de familia al llamarlos “indios” y burlarse de tener sus origines indígenas.

Además acusaron a la supervisora de ser prepotente, grosera, de hacer menos a las personas y por mal uso de los recursos humanos dentro de la zona, ante ello, hacen un llamado a la Secretaria de Educación, Silvia Romero Suárez y al gobernador del Estado, Ángel Aguirre, a dar una respuesta pronta a la problemática que viven, si de verdad les interesa la educación, “no por una persona van a paralizar a toda la zona escolar”.