IGUALA, Gro., 18 de octubre de 2014.– Más de mil personas marcharon junto a miembros de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en Iguala para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En el punto donde murieron dos estudiantes, los protestantes rindieron un homenaje.

A las 18 horas se dieron cita al sur de la ciudad donde inicia la avenida Bandera Nacional. Media hora más tarde iniciaron la caminata con rumbo al centro. Familias aplaudían o lanzaban porras a los manifestantes, en señal de apoyo.

Los manifestantes pasaron junto al Ayuntamiento y de ahí continuaron en la ruta por la que fueron perseguidos los estudiantes de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre.

Antes de llegar al punto de la balacera, hicieron una pausa frente al Hospital Cristina, donde acusaron al personal médico que estuvo de guardia la noche del 26 de septiembre, de haber negado atención médica a los estudiantes heridos que llegaban ahí pidiendo ayuda.

Al llegar al cruce con el periférico, todos los presentes se colocaron en círculo y colocaron veladoras y flores en el punto exacto donde fueron alcanzados por las balas estudiantes de Ayotzinapa.

Durante la noche prendieron veladoras y lanzaron globos de cantoya. Como un acto de representación, tres hombres se tiraron al suelo para recrear la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27.

Durante todo el recorrido los manifestantes mostraron mantas, lonas y pancartas donde plasmaron sus exigencias en torno a los hechos violentos, así como seguridad para Iguala.

Desde la desaparición de la organización Unidad Popular (UP) que encabezó Arturo Hernández Cardona, asesinado en mayo del 2013, ninguna organización social se había movilizado por el alto grado de represalias cometidas por el gobierno municipal.