CHILPANCINGO, Gro., 5 de marzo de 2015.- Uno de los maestros que vio vivo por última vez a Claudio Castillo Peña, antes de que fuera bajado de una camioneta y golpeado por policías federales el 24 de febrero, relató que el profesor jubilado, debido a su discapacidad y por seguridad, fue resguardado en esa unidad porque se pensaba que los agentes lo respetarían.

 

De acuerdo a lo publicado por El Sur, el maestro, quien no quiso dar su nombre para evitar represalias, durante la marcha que llevó a cabo este miércoles la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) en Acapulco, rememoró que momentos antes del desalojo Claudio Castillo pidió que la camioneta donde iba fuera ubicada en otra parte ante el inminente desalojo.

 

En ese momento el encargado de manejar el carro no se encontraba cerca del lugar, indicó el maestro, situación que orilló a los profesores que se encontraban alrededor del carro a cerrar el vehículo para resguardar al profesor jubilado de 65 años.

 

El maestro, narró que cuando sucedió el acto violento se encontraba comiendo atrás de la camioneta, cuando de manera inesperada vino el desalojo de los policías federales, el instinto de sobrevivencia lo envolvió y buscó refugio.

 

Indicó que nunca imaginaron que los uniformados no respetarían al maestro, pero los policías rodearon la camioneta y abrieron las puertas del vehículo, incluso rompieron los vidrios y bajaron al jubilado. Asegura que fueron entre 10 y 15 policías los que lo golpearon con sus toletes.

 

Lee más aquí: http://suracapulco.mx/archivos/257488