NUEVO LEÓN, Mty., 26 de mayo de 2014.- Luego de varias dificultades para conseguir dónde incinerar el cuerpo del regiomontano Manuel Uribe, finalmente el problema se resolvió, y alrededor de las 20:00 horas de este lunes fue trasladado a un crematorio en el municipio de Santa Catarina.

 

De acuerdo a información publicada por Milenio, debido al peso y al volumen que presentaba y las características de quien fue catalogado como el hombre más obeso del mundo, en varios lugares no se le pudo dar el servicio a los familiares, incluso se dijo que para hacerlo se tendrían que realizar algunas disecciones, lo que podía derivar en una multa de hasta un millón de pesos.

 

Gerardo Luna, abogado de Manuel Uribe, informó que con la ayuda del gobierno de Nuevo León finalmente se pudo conseguir un crematorio en la carretera a Saltillo.

 

“Imagino que se va a hacer una excepción a las reglas normales que se llevan para la cremación y nos acaban de dar la noticia de que ya está autorizado, particularmente (con ayuda) del gobernador directamente”, dijo.

 

El cuerpo fue trasladado en una grúa desde el Hospital Universitario hacia el crematorio escoltado por Protección Civil de Monterrey y San Nicolás de los Garza. Sus cenizas se entregarán mañana a sus familiares en una funeraria de Monterrey alrededor de las 11:00 horas y probablemente se realice una misa.

 

El fallecimiento

 

Uribe Garza, catalogado como el hombre más obeso del mundo hace siete años, murió ayer en la mañana debido a una insuficiencia renal con falla cardiaca.

 

El regiomontano falleció a los 48 años en las instalaciones del Hospital Universitario, a las 09:45 horas. Según Edelmiro Pérez, subdirector de ese centro médico, la insuficiencia renal le provocó una infección en las extremidades.

 

La primera vez que Meme (como lo apodaban) ingresó al hospital fue el pasado 20 de abril, para tratarse una úlcera.

 

El 2 de mayo regresó con más complicaciones, por lo cual fue intervenido quirúrgicamente.

 

Tras su fallecimiento, dos unidades de Protección Civil llegaron para bajarlo por una ventana y trasladarlo al anfiteatro.