ACAPULCO, Gro., 29 de noviembre de 2015.- “Tengo que avocarme a la información que tengo y no ha habido ninguna sesión de Cabildo para que él solicite licencia, ni al Congreso, entonces sigue siendo el alcalde, así de sencillo”, afirmó el gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores sobre el presidente municipal de Pungarabato Ambrosio Soto Duarte, quien puso su cargo a disposición de su partido, el PRD, por amenazas de un presunto grupo de la delincuencia organizada.

Entrevistado en Chilpancingo durante un recorrido por el cauce del río Huacapa, el mandatario declaró que no ha tenido contacto con el edil y recordó que hace unos días tuvo una reunión con los alcaldes del estado y Soto Duarte le hizo un planteamiento para que lo escuchara, por lo que le mencionó una hora para verlo pero éste no se presentó.

El mandatario estatal dijo que conoce la situación  del alcalde perredista por medio de lo que se ha publicado en la prensa.

Ante la pregunta de cómo se encuentra el estado en materia de seguridad a un mes de gobierno, Héctor Astudillo reconoció que ocurren muertes violentas todos los días, sin embargo consideró que en el caso de Acapulco y Chilpancingo, la situación se encuentra de manera normal.

El gobernador subrayó que hay dos puntos centrales que dijo, llaman la atención “mediáticamente” como son los casos de La Sierra y Chilapa.

En el caso de La Sierra, al ser consultado sobre la llegada de refuerzos por parte de la Federación, Astudillo Flores manifestó que hay medidas sin abundar más al respecto.

Por otro lado, el mandatario afirmó que hasta el momento la elección extraordinaria en Tixtla se desarrollaba sin incidentes, con las 53 casillas instaladas y los ciudadanos en las mismas, por lo que dijo esperar que se mantuviera así en el transcurso del día y de ser así, representaría un mensaje positivo a nivel estatal y nacional de que en ese municipio se puede llevar a cabo una contienda electoral en paz.