VALLE DE CHALCO, Edomex., 19 de noviembre de 2014.- Se necesita un programa emergente por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para atender las miles de quejas que hay en contra de las compañías de teléfonos celulares, por sus constantes abusos, pidió el legislador Francisco Alfonso Durazo Montaño.

Informó que México cuenta con 86 líneas de telefonía móvil por cada 100 habitantes, de los cuales el 84.5 por ciento son servicios de prepago y únicamente el 15.5 por ciento de pospago.

Esta proporción significa que la gran mayoría de los mexicanos paga los costos más caros del mercado nacional, en un servicio que alcanza los 74 mil millones de pesos anuales”, abundó.

Durazo Montaño aseguró que la telefonía móvil es uno de los servicios más utilizados por la población, pero también es uno de los que más se denuncian ante la Profeco.

Refirió que según un reporte de la Profeco de marzo pasado, de 10 proveedores con más quejas, cinco son de telefonía móvil, es decir, el 50 por ciento, quienes acumulan el 17.1 por ciento del total de inconformidades a nivel nacional.

Sostuvo que los reclamos más frecuentes son por negativa a aclarar cobros excesivos o no autorizados, carecer del contrato de adhesión con las nuevas obligaciones establecidas en la Ley Federal de Telecomunicaciones; no informar a las y los consumidores su derecho a cancelar el contrato de manera anticipada; no exhibir tarifas al público, y no informar sobre las garantías de los teléfonos, entre otros.

Las primeras quejas son las que repercuten directamente y de manera muy negativa en la economía de la gente. Telcel, en el reporte del Buró Comercial de Profeco, de enero a septiembre de 2014, acumuló tres mil 457 quejas y la principal materia de reclamación es la negativa a corregir errores de cobro”, expuso.