MÉXICO, DF, 19 de noviembre de 2014.- Ante el presidente Enrique Peña Nieto, el titular del Banco Mundial, Jim Yong Kim, se solidarizó con las familias de los 43 jóvenes desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

El presidente del Banco Mundial pidió justicia en torno a esta desaparición forzada y aseguró que las familias merecen la verdad. “Quisiera sumar mi voz en apoyo a las familias de los estudiantes desaparecidos, se merecen la verdad, se merecen justicia, estoy seguro que lo sé, que el gobierno, hoy por hoy, está haciendo todo su esfuerzo para revelar los hechos en su totalidad y llevarán ante la justicia a aquellos responsables por esta injusticia”, destacó.

Tragedias tan terribles como ésta, dijo, no socavan la necesidad de continuar invirtiendo en el futuro de los más vulnerables, mejorar su bienestar y proveerles con mejores oportunidades y mejores empleos.

Estas declaraciones las hizo en la Residencia Oficial de Los Pinos, en un acto en el que el Banco Mundial le prestó a México 350 millones de dólares para el programa social Prospera, antes Oportunidades.