ACAPULCO, Gro., 20 de diciembre de 2015.-El Arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos pidió mirar con objetividad la realidad que se vive a diario en el estado por los altos índices de inseguridad que existe y no negar a las víctimas de la violencia y la inseguridad ya que no favorecen a la construcción de la paz.

Durante su lectura de comunicado en la Arquidiócesis de Acapulco de la catedral de Nuestra Señora de la Soledad, Garfias Merlos pidió no “Esconder, disimular o negar la violencia” y a que ésta “agrava la crisis humanitaria que vivimos”.

 Esto después de que ayer sábado, durante la inauguración de la Mega Feria el gobernador Héctor Astudillo aseguró que Guerrero se encuentra seguro en esta temporada vacacional; contraste a las jornadas de violencia que se han venido registrando recientemente.

Monseñor argumentó que para la construcción de la paz que tanto necesita el estado se requiere asumir la verdad, anteponer el bien común por encima del bien personas; así como la supremacía del desarrollo de los pueblos antes que el de una carrera política persona y estar al servicio del pueblo antes que servirse de él.

Solicitó a las autoridades que “den los signos de que están poniendo de su parte” para garantizar la seguridad a los turistas que vistan a Acapulco en esta temporada vacacional  y reiteró a los prestadores de servicios que se deben preparar para atender principalmente a los “turistas que siguen confiando en venir a Acapulco”, a pesar de los hechos de violentos que se presentan en el puerto.

También dio su mensaje con motivo de la Navidad a los acapulqueños, donde les pidió contribuir a la construcción de la paz practicando el perdón y la reconciliación entre las personas, asegurando que estas fechas son propias para ponerlas en prácticas.