CHILPANCINGO, Gro., 9 de enero de 2014. El Taller de Desarrollo Comunitario (Tadeco) negó cualquier vínculo con la guerrilla y acusó al gobernador Ángel Aguirre Rivero de preparar “una cacería de brujas” contra las organizaciones sociales mediante infundios y mentiras.

A través de un comunicado, el Tadeco desmintió la nota “Guerrilla mueve a grupos de autodefensa”, publicada el 7 de enero en un periódico de circulación nacional.

Según indica la nota, firmada por Juan Pablo Becerra Acosta, las fuentes de información son “supuestos documentos de inteligencia sobre movimientos políticos en Guerrero”, los cuales indican la supuesta participación de diversos defensores de derechos humanos, promotores y luchadores sociales con organizaciones y grupos armados en la entidad.

En la nota se indica textualmente lo siguiente: “Una organización adicional señalada como parte del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) y que puede tener tendencias insurgentes, es el Taller de Desarrollo Comunitario (Tadeco), cuyo director, Francisco Monroy Hernández, es identificado como parte de la estructura del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) en Guerrero, encargado de la célula en Chilpancingo”.

Ante tal acusación, el Tadeco respondió vía comunicado: “Nos parece irresponsable que un medio de comunicación como Milenio, que hasta una televisora maneja, se preste a difundir información que a todas luces parece más una elucubración etílica del grupo gobernante de Guerrero encabezado por Ángel Aguirre Rivero, que un informe de supuesta inteligencia política”.

De acuerdo al comunicado de Tadeco, el gobierno de Guerrero ahora agrega difamaciones contra sus críticos y “amenaza con reprimirlos con palos de ciego”, además de las promesas incumplidas, traiciones, mentiras y desaciertos.

“Al gobernador no le han sido suficientes los asesinatos, desapariciones y encarcelamientos de dirigentes y luchadores sociales de los últimos años, ahora prepara una cacería de brujas mediante infundios y mentiras”, se lee textualmente en el documento.

El Tadeco también criticó que la publicación tiene varias imprecisiones, ya que el nombre de su coordinador general aparece incompleto, no participaron en el MPG y tampoco forman parte de la estructura de ninguna otra organización, menos político-militar.

Remarcaron que el Taller de Desarrollo Comunitario se constituyó legalmente y su objeto social se enmarca en la promoción y defensa de los derechos humanos, para impulsar el desarrollo comunitario y el cambio social.

“Por 20 años hemos estado establecidos en la ciudad de Chilpancingo ofreciendo servicios informativos, de apoyo al proceso educativo, a sectores sociales marginados y a organizaciones y grupos sociales… Nuestra labor siempre ha sido pública y nuestra crítica y propuesta política y social es pública también”, aclararon en el comunicado.

La organización recordó que la desaparición forzada de su compañero Jorge Gabriel Cerón Silva en marzo del 2007 les obligó a incorporarse a la lucha por la vida, la libertad, la justicia y los derechos ciudadanos y a impulsar el Comité de Familiares y Amigos de Secuestrados, Desaparecidos y Asesinados en Guerrero.

“Es absurdo que nos quieran vincular con grupos subversivos cuando son ellos los que abusan del poder, encubren y protegen a la delincuencia organizada por ellos mismos, cabalgan sobre un manto de impunidad y manejan discrecionalmente los recursos públicos para su beneficio”, acusó el Tadeco en su comunicado.

Agrega: “La crisis política, económica y social que vive el país la han creado ellos y la han agudizado con sus llamadas reformas estructurales… Ahora, desesperados, ven moros con tranchetes y en sus delirios etílicos ven en nosotros los monstruos que ellos mismos están creando. Allá su conciencia”.

Finalmente, el Tadeco puntualiza que con anterioridad hizo pública su adherencia a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, simpatiza com el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y con las comunidades zapatistas que en Chiapas construyen su autonomía a través de sus propios proyectos comunitarios autogestivos.

Agregaron que forman parte del movimiento civil y pacífico que se impulsó desde La Otra Campaña en el 2006.

“No tenemos nada que esconder y no tenemos necesidad de actuar en la clandestinidad pues nos interesa ser bien conocidos por nuestro pueblo… Comprendemos a los grupos y organizaciones que han optado por la lucha armada, los respetamos, aunque reiteramos que no compartimos por ahora esa forma de lucha”, se lee textualmente en el documento enviado por Tadeco a los medios de comunicación.