CHILPANCINGO, Gro., 15 de enero de 2014.- El gobernador Ángel Aguirre Rivero rechazó que tenga algún interés por inmiscuirse en los asuntos internos de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) y mucho menos imponer a alguien en la presidencia del organismo, por lo que su relación con esa institución ha sido totalmente apegada a la ley y en base a procurar su operatividad normal.

El mandatario informó lo anterior poco antes de que los integrantes del Consejo Técnico de la Coddehum resolvieran en una sesión plenaria el nombramiento de Ramón Navarrete Magdaleno, como presidente encargado en tanto se oficializa la designación de quien se hará cargo de la institución de manera definitiva, luego del fallecimiento de Juan Alarcón Hernández, quien fungió como ombudsman durante 23 años.

Aguirre Rivero dijo que hizo la propuesta en favor de Navarrete Magdaleno porque la ley lo faculta para ello y porque conoce de su trayectoria impecable en los encargos que ha tenido, pero no lo conoce personalmente aunque también es originario de la Costa Chica. Señaló que no obstante eso, hizo la propuesta porque no puede ser omiso ante un mandato de ley, sobre todo si incide en el desempeño de una institución tan importante para el estado.

Recordó que está en curso una reforma constitucional que permitirá modificar el procedimiento del nombramiento del presidente de la Comisión y señaló que la propuesta es que “abramos, que democraticemos la Coddehum, esto es, que se inscriban en el proceso de selección todos aquellos que lo deseen, en función de sus atributos, de su experiencia, de su honestidad, y en base a ello se tome la determinación de quién puede ser el o la presidenta definitiva de este organismo”.