CHILPANCINGO, Gro., 15 de enero de 2014.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) consignó ante un juez de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Bravo al sujeto que el pasado 12 de enero presuntamente privó de la vida por asfixia a su ex pareja sentimental, en un arranque de celos.

De acuerdo a un comunicado de prensa emitido por el gobierno del estado, la PGJE informó que durante las declaraciones, el presunto homicida incurrió en contradicciones y, finalmente, terminó por confesar haberla privado de la vida.

El detenido admitió haber revisado el teléfono celular de la víctima y darse cuenta que “tenía mensajes de hombres, por lo que le dio mucho coraje”, y por eso la privó de la vida ahorcándola.

Por su delito, tipificado como feminicidio, alcanzaría una pena de hasta los 50 años de prisión.