ACAPULCO, Gro., 11 de diciembre de 2015.- “No lo queremos para el rey de la simpatía, lo queremos para que este estado enfrente la impunidad”, afirmó el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores ante la inconformidad que ha generado en algunos sectores la designación de Xavier Olea Peláez como fiscal general del estado.

Después de la supervisión de entrega de pantallas por parte del Gobierno Federal por el apagón digital en compañía del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, el gobernador consideró “normal” la inconformidad que ha habido en torno a esta designación y argumentó que está reflejado en los votos.

El mandatario estatal dijo esperar que la llegada Olea Peláez reactive la fiscalía y manifestó que hoy más que nunca, por las circunstancias por las que atraviesa Guerrero, se requiere una fiscalía que trabaje y responda frente a una constante demanda de la sociedad en torno a los delitos, principalmente en homicidios.

 Por otro lado, Astudillo Flores aseguró que la reprogramación de la evaluación docente que se llevó a cabo este viernes, fue “correcta”, aunque reconoció que se esperaban la llegada de más de mil maestros y llegó un aproximado de 740 a la misma.

El gobernador afirmó que se rebasó más del 70 por ciento de la participación docente.