MALINALTEPEC, Gro., 17 de marzo de 2015.- En una de las tantas curvas que dan la bienvenida a la comunidad de Monte Alegre, municipio guerrerense de Malinaltepec, está el hogar de Calixta Valerio, madre de uno de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, desaparecido el 26 de septiembre de 2014 junto con 42 compañeros.

 

Según lo publicado por Quadratín México, su hijo es Mauricio Ortega Valerio, de 18 años y de origen Me’phaa (habitante de Tlapa, en lengua tlapaneca). Aquí, hablar en pasado de su hijo es una afrenta para la familia, por mucho que la “verdad histórica” se haya difundido y los pésames oficiales se hayan generalizado.

 

Desde su casa de adobe rodeada por buganvilias, Calixta aviva el fuego en una pila de leña done prepara un poco de mole verde con tortillas y sal. Un burro rebuzna a los cafetales y platanales, mientras cuatro gallinas campan a su aire entre las calzadas y desniveles. De una radio de pilas surgen canciones.

 

Para ella, la desaparición de su hijo, ha sido el pensamiento y calvario que ha rondado diariamente durante sus quehaceres en la montaña: cuidar las bestias, cortar leña, recolectar el café y cuidar de sus otros tres hijos. Todo ello, sin la ayuda de su marido Melitón Ortega, quien recorre asfaltos, platós y asambleas, para reivindicar la aparición de su hijo.

 

Lee más en: http://mexico.quadratin.com.mx/No-quiero-ayuda-del-gobierno-quiero-a-mi-hijo-madre-de-normalista/